Comer Sano

Tener una alimentación que favorezca a nuestro organismo no es tarea fácil, mucho menos quitarse peso con una dieta, pero con el apoyo de los médicos especializados comer sano puede ser algo divertido, no una esclavitud hacia cierto tipo de preparaciones. Al modificar un poco lo que esperamos respecto a los cambios en nuestro cuerpo, veremos todo con más optimismo y contaremos con los ánimos de continuar, además de que se pueden realizar platos increíbles sin excederse en carbohidratos o almidones.

¿Qué hábitos puedo adoptar para comer sano?

  • Lo primero que debes comprender respecto a comer sano y en casa, es que se debe bajar al máximo posible el nivel de azúcar en las bebidas o postres. También es importante que las comidas sean lo menos procesadas posible, ya que estos aditivos dañan tu salud rápidamente, aún más si el consumo era constante.

  • Leer es una parte importante del proceso, ya que te motiva a saber que estás comiendo y cómo es la mejor forma de prepararlo. Lo más práctico sería incluir menos grasas saturadas y alimentos que tengan colesterol, así como enfatizar en más fibras y vegetales a la dieta.

  • Si buscas comer sano es básico hacerlo al menos 5 veces al día, lo que se traduce en las 2 meriendas y 3 comidas principales. Aprovecha los tiempos de la comida para variar todo lo que puedas, come lo que te provoque y vigila las cantidades.

  • Seguramente tienes horas donde la ansiedad gana por muchísima diferencia la partida, pero esto tiene un remedio: No tienes que dejar de comer sano, trata de consumir frutas o golosinas con bajo contenido de azúcares.

  • Come lento, a tu ritmo para que no te haga daño y no sufras problemas digestivos a corto plazo. Debe ser tu espacio sagrado, la hora de relajarte un poco.

  • Toma suficiente agua, la deshidratación trae consigo muchísimos problemas de salud y dificultades para mantener tu peso. Además, tendrás la tranquilidad de que tus crisis de ansiedad se regularán.

  • Comer sano también tiene mucho que ver con evitar al máximo posible la comida chatarra, esta grasa es dañina y tu presupuesto se verá afectado.

  • Indiferentemente de la dieta que decidas llevar, trata de incluir proteínas aunque no sean de origen animal. Los granos, por ejemplo, son una alternativa deliciosa, fácil de preparar y muy nutritiva, así como las verduras o frutas en cada comida del día, que te llenarán de beneficios.