Adelgazar en casa

Trabajar desde el hogar no tiene por qué convertirse en sinónimo de comer en exceso y pasar el tiempo inactivo sentado o acostado, atrayendo a nuestra vida el temido sedentarismo.

Lograr mantenerse en un peso estable estando en casa es posible, si controlamos y cuidamos la alimentación que nos suministramos, sin necesidad de matarnos haciendo rutinas de ejercicios que encontramos en Internet.

Los siguientes consejos te ayudarán de forma sencilla a mantener tu peso a raya, evitando dejar de comer o hacer dietas extremas:

  1. Mantenga un horario alimenticio

Ejecutar ayunos nocturnos han demostrado que logran controlar los niveles de azúcar en la sangre, además de las calorías ingresadas, porque ataca directamente al sistema hormonal, encargado del comportamiento del metabolismo.

Esto lo conseguimos desayunando más tarde y cenando más temprano, es decir, mantener unas 14 a 16 horas sin comer, según las capacidades de cada persona para poder llevar a cabo esta estrategia.

  1. Alimentos integrales

Intenta sustituir algunos alimentos por opciones integrales, como el pan blanco por pan integral.

Esto se debe a que entre menos procesado se encuentren los alimentos, incrementará el trabajo que realiza el metabolismo quemando calorías.

Abre tu despensa y nevera a frutos secos, yogur y frutas, que reemplacen los dulces altos en azúcar, sal y harinas procesadas. Acostumbra a comer las frutas con la cáscara, para no reducir los nutrientes.

  1. Aumenta la ingesta de verduras

Evite a toda costa hacer regímenes alimenticios restrictivos, que dicen no a todo tipo de comida, por eso mejor concéntrese en decir que ¡sí! a los alimentos saludables.

Aumentar la cantidad de verduras y frutas que se comen diariamente, parecerá que ingresamos una mayor cantidad de alimentos, sin limitarse. Evitando centrar nuestra atención en aquellos alimentos que no debemos comer, por tener ansiedad o hambre.

Una alternativa es añadir verduras o jugos en el desayuno, sopas y ensaladas al medio día, y en la cena alguna ensalada de verduras, incrementando la cantidad de vegetales y verduras que estamos acostumbrados a comer.

  1. Incluya sus dulces o antojos favoritos

Eliminar completamente las que cosas que nos gustan de nuestra dieta, es un error, porque a la larga nos va a poner de mal humor o tristes, y vamos a dejar de comer saludable, porque nos impide ser felices.

Y esa no es la vía correcta, no se trata de darse látigo cuando se dé un gusto, sino comer conscientemente, y añadir porciones pequeñas de aquellas comidas calóricas durante la semana, para mantener un equilibrio.